¡Los Ratones del Flautista!

PC El Flautista de la DC

En la vida política es importante actuar con coherencia en relación a lo que se dice representar y los principios que sustentan a esa representación.

 

Hemos visto estos dos días como las vertientes socialistas y comunistas han llorado la muerte de Fidel Castro  y parece lógico, es su líder, su padre político e ideológico en América Latina.

 

Lo que también es lógico, para los que nos adentramos en estas lides, es que la presidente «Michelle Bachelet» saludara por las redes a este personaje como un hombre que buscó la “justicia” y la paz social.

 

Sin embargo, el tema que me convoca no es ese, ya que ésta sombra gramsciana es propia de los progresismos ateos e inmorales que traen los colores de la «desalegría».

 

Lo que realmente invade el intelecto es como la Democracia Cristiana (DC) sigue aliada al Partido Comunista (PC). Considerando todos los costos políticos, sociales y valóricos que ello le ha acarreado. Claro, dicen con empacho, «somos la primera mayoría electoral de la Nueva Mayoría», como si eso le valiera para contrarrestar el dominio, falso e inmerecido del PC, electoral e ideológicamente hablando. 

 

Pero esto no es novedad. Para la derogación de la llamada ley maldita que excluía al PC del ámbito legal se aliaron con los movimientos de izquierda y así lograron que el PC no fuera ilegal. ¿Qué consiguieron? Traiciones constantes. Hoy se vuelve a repetir y los DC siguen dubitando.

 

Amarrados a este pacto, la DC chilena es la oveja negra de los partidos social cristianos de América y de Europa, aunque tales lazos son fuertes todavía; en política ya parecen niños domados por su padre el PC y por sus hermanos el Partido Socialista (PS), el Partido por la Democracia (PPD) y el Partido Radical Social Demócrata (PRSD).

 

Han sido avasallados y, cual leyenda de Hamelin de seguro, el autor, conociendo ésta historia, no dudaría en editar la obra “El flautista…”

 

El protagonista seguiría ahí ya que «todos bailan al son del que pone la música» y, aquí la música, la ha colocado el PC. La DC, cual ratones alienados y enajenados por las suaves melodías del martillo y la hoz, han tranzado principios y al electorado histórico del que habían usufructuado.

 

Los cristianos observamos estos deslices e indudablemente tendremos buena memoria al momento de sufragar. La música que nos quieren imponer que bailemos nosotros hoy es: Canción para el aborto, Rapsodia de un Travesti y la opereta: «un matrimonio igualitario».

 

¡Ah! y no olvidemos su obra magna: «Sinfonía para una sexualidad infantil depravada» interpretada magistralmente por APROFA, Movilh y el gobierno.

 

Los cristianos y la gente de moral y ética del sentido común que, de seguro hay miles en la DC, no estaremos con ningún partido ni candidato que quiera abanderarse con éstas causas.

 

Claro, para que no nos demos cuenta nos harán escuchar el demagógico y falaz tango «Balada para los derechos reproductivos» y lo que es peor editarán un popular Rock «soy el estado y soy mejor padre que tu» (Qué cosa mas anti cristiana).

 

¿Éste es el baile al que la DC invitará al país? Hablo de ellos porque fueron ellos los que tranzaron y quienes se auto proclamaban baluarte de los valores y principios cristianos.

 

¿Han de ser confiables?

 

Obviamente esto es una desgracia en todo orden antropológico y ontológico y, por supuesto bíblico, así que esperemos a ver que sucede.

 

Fuentes del escrito:

Diarios de la época

La historia

El análisis

La frustración.

 

 

Oscar Almazán

Presidente

Fundación Desarrolla