La inexplicable derogación del DL 600

Por Roberto Mayorga
Octubre 11, 2017

Es evidente que el país necesita de inversiones extranjeras, en la medida que le sean realmente beneficiosas. En dicho contexto, el inversionista estará siempre dispuesto a cancelar royalties o impuestos si el proyecto le es rentable. Sin embargo, si no se le asegura contra riesgos, por muy rentables que sean los proyectos, difícilmente se decidirá a invertir. En el adecuado balance de estos pilares había estado la fortaleza que los inversionistas extranjeros encontraban en nuestro país para invertir y, en ello, el DL 600 fue un instrumento esencial. ¿Será necesario reponerlo?

SOQUIMICH DELENDA EST

La verdad exige su hora

Roberto Mayorga Lorca
Director Instituto Proiecta
Fundación Desarrolla
Prof. Titular USACH

Roberto MayorgaDurante las guerras Púnicas, estando amenazada la integridad de Roma, Catón terminaba cada uno de sus discursos expresando: Cartago delenda est: “hay que destruir Cartago”. Lo señalamos en relación a SOQUIMICH, no para destruir esta empresa, importante para la economía nacional, sino para intervenirla y dejar al descubierto público sus acciones, eventualmente encaminadas a pervertir al espectro político chileno.

Según los medios hay más de 160 imputados o formalizados por percibir dineros ilícitamente de esa minera, la mayor parte políticos, de todos los colores y sus adláteres.

¿No es más que evidente que habría existido de parte de esa empresa una especie de estrategia corporativa orientada a comprar la voluntad de quienes están constitucionalmente mandatados para dirigir los destinos de la nación? ¿O es que el objeto social de dicha empresa la facultaba para otorgar dádivas a políticos de todas las tendencias con infracción a la ley?

La citada empresa habría quebrantado así la democracia chilena al corromper mediante pagos y prebendas a políticos de todo el abanico partidista. Resultado de esta degradación se ha dañado hondamente la credibilidad, esencial en un sistema democrático, colocándose en riesgo el orden público y la solidez institucional del Estado.

Cristianos Tibios en Política

Cristianos tibios

Cristianos Tibios

En estos días en que escuchamos que muchos de nuestros hermanos están muriendo por causa de los movimientos extremistas islámicos, hermanos que debemos honrar por su compromiso, por su amor a la verdad, hermanos preciosos que derraman su sangre, que son calcinados en vida, hermanas que son crucificadas desnudadas para avergonzarlas, hermanos valientes que no venden su primogenitura por causa de sumar unos pocos años a esta vida temporal, hombres y mujeres de los cuales este mundo no es digno, seres humanos pacíficos extraordinarios que no se defienden, que no se rinden ante las huestes satánicas que quieren destruir sus cuerpos pero que no podrán alcanzar jamás sus almas. ¿Cómo no admirarles? ¿Cómo no honrarles? ¿Cómo no expresar el enorme respeto que me inspiran?

 

Entonces miro a mi alrededor y pienso si entre nosotros puedo encontrar ese mismo tipo de entrega y de amor incondicional entre mis hermanos de occidente. Sin duda que los hay. Si viniese la persecución muchos hermanos que conozco no renunciaran, ni negaran a Jesús por salvar sus vidas o sus propiedades, pero lamentablemente también debo decir que no todos me parecen capaz de amar al Señor más allá de su vida. Porque en sus hechos actuales basta que “esta” religión les avergüence un poco y ya no se sienten “tan” cristianos.

 

Aquí unos ejemplos tomados de la vida real, de algunos que, diciéndose cristianos, a la más mínima presión, se transforman en defensores de la causa “anticristiana”.

 

¡Los Ratones del Flautista!

PC El Flautista de la DC

En la vida política es importante actuar con coherencia en relación a lo que se dice representar y los principios que sustentan a esa representación.

 

Hemos visto estos dos días como las vertientes socialistas y comunistas han llorado la muerte de Fidel Castro  y parece lógico, es su líder, su padre político e ideológico en América Latina.

 

Lo que también es lógico, para los que nos adentramos en estas lides, es que la presidente «Michelle Bachelet» saludara por las redes a este personaje como un hombre que buscó la “justicia” y la paz social.

 

Sin embargo, el tema que me convoca no es ese, ya que ésta sombra gramsciana es propia de los progresismos ateos e inmorales que traen los colores de la «desalegría».

 

Lo que realmente invade el intelecto es como la Democracia Cristiana (DC) sigue aliada al Partido Comunista (PC). Considerando todos los costos políticos, sociales y valóricos que ello le ha acarreado. Claro, dicen con empacho, «somos la primera mayoría electoral de la Nueva Mayoría», como si eso le valiera para contrarrestar el dominio, falso e inmerecido del PC, electoral e ideológicamente hablando. 

 

El Proyecto de Ley de la Homosexualización en Chile

De esta manera comienza el proyecto de ley de identidad de género:

“Se entenderá por identidad de género la vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente respecto de sí misma, la cual puede corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento.”


En cualquier época esto hubiese sido una insensatez. De hecho, se podría dudar de la inteligencia de la persona que redactó por primera vez este artículo, en donde se niega un hecho real y objetivo como lo es el sexo, e intenta consagrar como ley una “vivencia interna” de una persona. Esto es prevaricar. Pervertir el derecho mediante el uso de fantasías lingüísticas con el único fin de hacer desaparecer lo que es evidente y sensato.

De esta manera, insensata, se puede aceptar cualquier tipo de vivencias, como esta: «yo me siento respecto de mi mismo como un pederasta y está en mi naturaleza depravada serlo; por lo tanto la sociedad debe respetar mi condición de género».

La ley persigue también que los niños, quienes no tienen todavía su criterio formado, puedan definirse ellos mismos si tienen esta vivencia interna y, en contra de lo mucho que pueden hacer los padres al respecto. Si es menor de 14 años podrá entrar en juicio con sus padres para que le permitan el cambio de género.

¿De dónde soy? ¿A dónde voy?

Creo que se me da bien eso de ser Ingeniero, pues acerca de las cosas sociales entiendo poco.

Por ejemplo, me podría alguien explicar ¿Cuál es mi país?, de a poco andar, aunque nací en Chile, no tengo ningún derecho de estar aquí, y además tengo una «deuda histórica», que al igual que un «La polar» sociológico, me hicieron firmar sin mi consentimiento.

Supongo que mi país debiera ser «España» y entregarle todas las tierras a los «pueblos originarios» pues, de acuerdo a las noticias, soy un usurpador

¿Me aceptarán en España como español? Me encantaría usar el pasaporte de la Unión Europea

¿Sabrían mis padres, al concebirme, que estaban generando deuda histórica? ¿Usurpando un pedazo de este suelo «mapuche»? 

No me la trago.

¡Las raíces están podridas!

El origen de la reforma a la ley de culto.

Las claves para entender lo que está pasando en Chile respecto de la batería y de la malintencionada legislación en contra de los principios cristianos y valores intrínsecos de la naturaleza humana pareciera estar en la propia “casa” evangélica, la de todos. Pero ¿dónde? En la Oficina Nacional de Asuntos Religiosos, la ONAR.

 

Mientras la gran mayoría de los evangélicos están preocupados por la aprobación del aborto o de la ideología de género, el director de la ONAR y algunos otros personajes avalados por la Cuprem, nos están asestando un gran golpe a nuestras libertades religiosas, a nuestras espaldas, y lo que es peor y sin ser melodramático, a nuestra libertad de conciencia y de opinión, casi de características apocalípticas.